Dirigir un jugador de élite y ser capitán Copa Davis, metas de César Ramírez

• “De momento daré clínicas por todo el país y seguiré capacitándome”
• Arreglaré mi situación con la ITF; me quedan años como jugador, asegura
• “En Copa Davis aprendí de un gran capitán y líder como es Jorge Lozano”
(II y ÚLTIMA PARTE)

POR MAURO FLORES
El tenista veracruzano César “Tiburón” Ramírez tiene metas a corto, mediano y largo plazo, pero todas enfocadas en lo que le apasiona desde niño: el tenis.
Después de ofrecer una clínica en el Club de Raqueta El Yaqui, el ex Top 3 mundial a nivel juvenil nos habló de los sueños que aún le faltan por cumplir.
“Estoy en una etapa de transición. Lo que me apasiona desde niño es el tenis, lo que he hecho en mi vida es jugar a la pelota. Tuve la fortuna de estar en las tres mejores academias del mundo, también de tener un gran entrenador en casa y conocer personas muy importantes en mi carrera como Jorge Lozano y Javier Gaitán, gente conocedora del tenis, así que he podido llenarme de mucha información y eso es lo que quiero aportar, lo que me han dejado 20 años de carrera como jugador, como alumno y ahora como entrenador, pues estoy empezando a tomar cursos porque sé que aunque uno haya jugado en alto nivel siempre hay que prepararse, el tenis evoluciona todos los días por eso buscaremos aportar en la medida de nuestras posibilidades y no solo a los niños y a los papás sino también a los entrenadores porque si tenemos buenos entrenadores, con bases, en todos los clubes de la República por consecuencia vamos a tener mejores tenistas”.

¿Cuáles son las academias en que estuviste y cómo hacer esa aportación?
“Durante 6 años estuve en la Academia de Nick Bolletieri, año y medio en la de Emilio Sánchez, trabajando directamente con Emilio Sánchez, con Pato Álvarez y Antonio Hernández, gente de tenis de toda la vida. En Mouratoglou, estuve trabajando con Patrick Mouratoglou, con quien entrenan Serena Williams y muchas estrellas del tenis actual”.
“Son tres sistemas diferentes que me tocó experimentar como jugador, entrenar como uno de sus alumnos y considero que cada granito de arena que obtuve puedo aportarlo en un sistema que podría ser muy positivo. Me parece que será muy bueno mostrarle a los papás lo valioso que es, quizá no es fácil económicamente llevar a los niños a este tipo de lugares, con viaje, gastos, estancia, etc…, por eso creo que puedo aportar mucho”.
“Lo básico es demostrar a todos que se puede, si un mexicano puede por qué no pueden hacerlo los demás, esa es la semilla principal, el mensaje: si uno puede todos podemos. En lo personal hice giras y competí en el circuito con méritos propios y recursos familiares y de amigos. Ahora estoy tratando que los niños tengan algo que yo nunca tuve. Este tipo de iniciativas hay que ponerlas al alcance de un jugador, que haya clínicas con gente realmente capacitada, hoy en día no existen en nuestro país. Que tengan una entrenador que deje esa enseñanza aunque sea con pocos días, pero de manera sistematizada”.

¿Harás más clínicas en otros lugares?
César Ramírez, el mejor juvenil mexicano en los tiempos recientes, quien participó en varios Grand Slams a nivel juvenil, cuartofinalista en Wimbledon y Australia, segunda ronda en el US Open y semifinalista en Roland Garros, campeón de la Copa Internacional Casablanca, jugador Copa Davis por varios años, ganador de dos challengers en dobles, uno de ellos en México con Miguel Ángel Reyes Varela y cuyo mejor ranking en singles y dobles fueron 391 y 128, conseguidos en el 2012 y 2014, respectivamente, contestó de manera clara: “Es la primera clínica de muchas que haré por la República Mexicana. Es una positiva iniciativa para el tenis mexicano que estamos trabajando con la AMTP (Asociación Mexicana de Tenistas Profesionales) y Javier Gaitán. Van dirigidas a todo tipo de tenistas porque todos merecen jugar un poquito de tenis y en lo personal quiero aportar algo de los que este hermoso deporte me ha dado”.

¿Qué metas te has puesto como entrenador?
“Tengo varias. Estoy consciente que estoy en una etapa de mi carrera donde no voy subiendo, me consolidé y ahora empieza la bajada y precisamente de mi transición como entrenador. Una muy clara es, de todo corazón, dejarle algo al tenis mexicano, creo que lo puedo hacer porque los niños me siguen mucho. Buscar que tengan lo que no tuve yo, obviamente es un sueño pero por qué no podemos implantar un sistema “Tiburón” Ramírez por todo el país, que todos los entrenadores lo apliquen en el Yaqui, en Guadalajara o en Monterrey. Es un sueño que, por otro lado, no lo veo tan difícil. Como entrenador quiero seguirme capacitando, aprender de los mejores, me encantaría tener un jugador en el circuito, un mexicano, es la idea principal que este en el top 10, top 20, obviamente primero habría que romper el top 100, es una meta muy clara y lo puedo lograr si se me da el tiempo para darle seguimiento a un jugador”.

¿Hay algún sistema en particular que quisieras aplicar en México?
“Siempre he pensado que si juntamos a los mejores cinco jugadores de cada categoría, 12, 14, 16 y 18 y todos los apoyamos, estoy seguro que saldrían buenos jugadores. Es difícil encontrar una iniciativa privada que patrocine a los mejores 5 niños y niñas, no existe y nunca ha existido en México, quizá sea otro sueño, pero considero que con un trabajo unido lo podemos conseguir”.

¿Piensas más en esta transición a entrenador que volver a jugar?
“Voy a seguir con esta transición, es el plan inmediato, hacer clínicas y seguirme preparando para lo que viene, tener un chavito de 16 o 18 años que esté jugando bien para llevarlo por el profesionalismo, hoy en día no veo a ninguno, pero va a salir tarde o temprano y me gustaría llevarlo y guiarlo, pero a mediano plazo voy a seguir con mi carrera, tengo que terminar mi caso de doping con la ITF, aclararlo de la mejor manera, como lo he hecho desde el principio, salir, seguir compitiendo. Tengo varios años por delante y hay jugadores como Miguel Ángel Reyes Varela y Santiago González con mayor edad que yo y ya están entre los grandes, creo que aún puedo lograr muchas cosas, me quedan muchos años en mi carrera, quiero seguir enfocado, jugar torneos de Grand Slam profesionales, pero al mismo tiempo seguirme capacitando como entrenador para que cuando me llegue la hora del retiro ya tenga años haciendo esto y no comience de cero”

¿Tienes algún otro sueño, otra meta?
“Sin duda otra de mis grandes aspiraciones es ser capitán del equipo mexicano Copa Davis. Creo que soy uno de los jugadores que tiene más convocatoria, debute muy joven, tuve la fortuna de tener un gran entrenador, para mi gusto el mejor tenista mexicano, después de Rafael Osuna y Raúl Ramírez, como es Jorge Lozano, un verdadero líder, un verdadero capitán, un caballero dentro y fuera de la cancha y es un sueño, pero se puede lograr y así empujar a México a donde creo que mínimo debe estar el Grupo I de América, ahora cambiará el formato, pero también es de mis prioridades tener un jugador 100 del mundo, hombre o mujer mexicanos y dirigir a la Selección Nacional”.

¿Es vital que todos los entrenadores sigan capacitándose, no?
“El tenis está en constante evolución. No es lo mismo lo que hice como juvenil o profesional. Ahora son nuevas técnicas y hay que seguirse capacitando y actualizando. Invito a todos los entrenadores de cada club a que se sigan preparándose, que se dejen guiar, que escuchen, que tomen cursos, que se capaciten porque así lo requiere el tenis. De mi parte sigo en eso, aprendiendo de los mejores, como Jorge Lozano, Javier Gaitán, inclusive de mi padre. Hace poco hablé con Emilio Sánchez para tomar unos cursos, porque no es lo mismo entrenar a un niño que juega bien, que formar un niño, un entrenador tiene que tener todas las etapas y sé que lo haré bien”, concluyó.

Comments are closed.