El tenista mexicano sobrevive, siempre está solo: César “Tiburón” Ramírez

• En casos de doping no tenemos información ni equipo médico, ni nada
• Aprendí de mi error; fue por cuestiones de salud y no para sacar ventaja
• Espera que la sanción de la ITF sea resuelto a finales de septiembre
(PRIMERA DE DOS PARTES)

POR MAURO FLORES
El tema del dopaje es tan antiguo como la historia del deporte. Famosos casos como el del velocista canadiense Ben Johnson o del futbolista Diego Maradona han ocupado en su momento las portadas de los diarios. Quizá fue por la fama o el tono escandaloso, lo cierto es que el doping va íntimamente ligado con el deporte. No olvidemos que países como la actual Rusia han sido sancionados por sacar ventaja en las competencias internacionales debido al uso sistemático de sustancias prohibidas.
Casos como el de la triple campeona olímpica Marion Jones, quien admitió haberse dopado por años o del ciclista estadounidense Lance Armstrong, quien al final pagó un alto costo cuando lo despojaron de los 7 títulos en el Tour de Francia han sido temas recurrentes en todos los medios de comunicación.
En el tenis, hay muchos ejemplos. Mats Wilander fue sancionado en 1995 por supuesto uso de cocaína, al final no se lo pudieron demostrar y le redujeron la sanción a tres meses “por falta de evidencias”. Richard Gasquet en 2009, fue acusado por uso de la misma sustancia, después se pudo comprobar que llegó a su cuerpo tras besar a una chica. Podemos sumar casos y casos como el de Juan Ignacio Chela, Guillermo Coria, Mariano Puerta o recientemente el de María Sharapova, pero la polémica seguirá ahí porque los avances en el tema del doping como en el deporte siguen a pasos agigantados.

César Ramírez y Marcela Zacarías
En el tenis mexicano hay dos casos recientes que aún siguen en el tintero porque no se han aplicado sanciones definitivas: son los de César “Tiburón” Ramírez y Marcela Zacarías. Ambos tienen palmarés y reconocimiento a nivel nacional e internacional. ¿Cuál es la realidad? Buscamos a César Ramírez para conocer sus argumentos.
Valiente, tal como ha sido su comportamiento a lo largo de su carrera, poco después de ofrecer una clínica de tenis para niños y adultos en la Ciudad de México, el tenista veracruzano César “Tiburón” Ramírez, recientemente sancionado provisionalmente por la ITF (Federación Internacional de Tenis, por sus siglas en inglés), debido a un doping positivo durante el Challenger de la Ciudad de México que se realizó del 9 al 15 de abril pasado, y que está en proceso de una resolución definitiva, tomó el toro por los cuernos y decidió compartir esta amarga experiencia, además de sus metas y sueños a corto, mediano y largo plazo.

¿Dos casos de doping, el tuyo y más reciente el de Marcela Zacarías, impactaron al tenis nacional, que nos dices?
“Que bueno que tocas el tema porque es muy importante. Para empezar es una regla como cualquier otra, hay un sistema antidoping como hay un sistema de conducta o de juego y tenemos que seguirlo. En mi caso, considero que como la mayoría de los tenistas –por lo menos en México- no tenemos una guía médica, no contamos con un equipo de trabajo ni médico. Muchas veces no sabemos qué medicamentos tomar y cuáles no. Estamos solos”.
“Es algo que me sucedió hace algunos meses después de una carrera completamente limpia y de muchos exámenes antidoping. Hoy me doy cuenta que no tenemos la información necesaria y es algo que quiero incentivar, que haya mayor profesionalismo y que todos los tenistas si no cuentan con un equipo médico que nos indique qué hacer, por lo menos que tengamos la mayor información posible. He aprendido de este error que fue absolutamente por cuestiones médicas y no para sacar ventaja de nada ni de nadie”.

¿Consideras que es por falta de cultura, que no todos pueden pagar asesor médico y no saben que ingerir o no?
“Yo cambiaría el no sabemos, por el tenista mexicano sobrevive. Los tenistas vamos al día a día, estamos solos, ninguna institución nos apoya. Te aseguro que a Marcela Zacarías tampoco. Eso es lo que les pasa a todos los que jugamos el circuito: estamos solos. Santiago González que es una estrella del tenis mundial está solo, lo que consigue son patrocinios privados. Es por eso que tenemos que aprender, es ingrato y triste lo que me pasó porque no hay nadie a quien recurrir, pero lo más lamentable es que va a seguir pasando mientras no tengamos un sistema en México que regule todo esto, en mi caso tengo que aprender de lo que pasó. El día que el tenista mexicano no sobreviva te aseguro que va a tener un mejor desempeño dentro y fuera de la cancha”.

¿César, cómo va la defensa de tu caso?
“Estamos trabajando en ello con un equipo de abogados, buscamos que se cancele la sanción lo más pronto posible y esperamos tener noticias favorables a finales de septiembre, pues se tiene que considerar mi trayectoria que siempre ha sido limpia. Fue producto de un corticoesteroide para regenerar el tejido de la mano después de una difícil operación, hoy he aprendido y quiero incentivar una cultura del deporte. Te aseguro que si le preguntas a un grupo de niños que es doping, no saben, porque en México nosotros como tenistas no tenemos controles antidopaje. Fui seleccionado nacional durante 15 años y en México nunca he tenido un examen de doping, es decir ni siquiera nosotros mismos protegemos a nuestros tenistas que van a jugar el circuito profesional. Bueno ni la Conade tiene siquiera un aval de sistema antidopaje, entonces cómo podemos desear que el tenista mexicano llegue limpio a una competencia internacional si ni siquiera la máxima autoridad deportiva del país tiene aval para hacernos exámenes antidoping”.

¿Cómo aportar algo para que este tema sea parte de la cultura deportiva en México?
“En lo personal aprender de mi error, estar más informado, buscar ante todas las instancias que haya un cuerpo de médicos que puedan asesorar al deportista mexicano. Aprender de esta experiencia aportar y hablar con los niños, pues así como hay regla de doble falta hay regla de doping y debemos seguirla. Deseo que haya una cultura sobre este asunto en nuestro país, que el chico sepa qué debe y no debe tomar. Hay muchos antigripales y analgésicos que contienen sustancias prohibidas y uno ni siquiera lo sabe, pero que lo compras en la farmacia. Me sucedió y es muy triste, al principio dices soy un deportista, he visto casos de doping por otro tipo de drogas que nada tienen que ver con la salud, pero en mi caso es un asunto meramente deportivo, hay que cuidar que no le pase a otros. Que sepan que no se pueden tomar cualquier medicina, que si se sienten mal y el doctor les da algo que pregunten qué es y qué contiene. Yo no lo tuve, de niño nunca me dijeron que podía o no tomar. La información hoy es poder y si la tienes es algo a tu favor. Quiero informar a niños, papás y entrenadores porque tampoco lo saben… y lo haré personalmente”.

¿Cómo evitar que le suceda a otros deportistas lo que les pasó a ti y a Marcela?
“Espero que Marcelita salga bien librada de esto, me parece que es trombolona, una sustancia complicada de demostrar, pero ella tendrá sus razones médicas y te juro que se va a tener que defender solita, esto es dinero porque hay que pagar abogados como me pasó a mí. Hay que decirle a todos los deportistas que aprendan de esto, hay que informarnos más y tenemos que hacerlo solos. Invitar a quienes están en las Federaciones que volteen a ver a los deportistas, que se ocupen de formar atletas limpios y les den las herramientas para eso, que haya programas, que haya un equipo médico. No quiero que lo que me pasó les suceda a otros, sean niños o profesionales, sé que es difícil porque están solos. Para ejemplificar rápido: si mañana estoy en Europa y me enfermo tengo que buscar un doctor, tocar puertas, me dice tómate esto porque juegas mañana, uno se lo toma aunque no sabe lo que contiene, cada patente es diferente. Si un día publicas la cantidad de sustancias que son prohibidas, te aseguro que muchos dirán ¡No puede ser!, son reglas del deporte y hay que seguirlas, pero nadie conoce ni la mitad de las sustancias prohibidas.

Fomento a la cultura del antidoping
César Ramírez mantiene firme su propósito de seguir en el tenis, sabedor que le quedan varios años de carrera profesional. Quiere terminar con este asunto lo más pronto posible. Por lo pronto aprovecha su experiencia y junto con la AMTP (Asociación Mexicana de Tenistas Profesionales) que preside el Lic. Javier Gaitán, buscará llegar con sus clínicas y sus mensajes a toda la República con el objetivo de fomentar la cultura del antidoping en el tenis mexicano.
Pero también tiene otros propósitos, lo comentaremos mañana…

Comments are closed.