Espera Jerry López invitación al Abierto Mexicano de Los Cabos

• Es actualmente la segunda raqueta nacional (757 ATP) y tiene 23 años”
• Viaja esta semana para competir en torneos ITF de 25,000 dólares en Canadá
• “Sueño convertirme en uno de los 100 mejores tenistas del mundo”, dice
(II Y ÚLTIMA PARTE)

POR MAURO FLORES
Con apenas cinco meses en el circuito profesional, después de cumplir como tenista colegial en Estados Unidos, el vallartense Gerardo López Villaseñor comenzó a cumplir su sueño y a darle satisfacciones a la afición mexicana. Ya se colocó como la segunda mejor raqueta nacional, en el lugar 757 del ranking de la ATP, algo que muy pocos han conseguido.
“Desde que comencé a jugar profesionalmente no me puse ninguna meta en cuanto a ranking. Me quiero concentrar en el proceso, en hacer las cosas bien, mejorar físicamente, jugar buenos partidos y convertir cada punto, los resultados vienen solos, creo mucho en eso. No es importante para mí ponerme metas en ranking a corto plazo, evidentemente a largo plazo sueño con ser uno de los jugadores que esté top 100. Las metas que me pongo son despertar y hacer bien las cosas todos los días, competir y jugar bien, darlo todo en la cancha”.
A sus 23 años, Jerry López sabe que las cosas no serán sencillas, pero su gran ilusión por destacar en el tenis de paga es apenas comparable con su enorme tenacidad y fortaleza en la competencia. “Ahorita me veo top 250 porque creo que estoy compitiendo con esos jugadores. Hay muchas cosas que se tienen que mejorar, pero mi tirada es en dos años estar 250 y ahí todo puede pasar, pero repito no quiero pensar en eso sino en hacer bien las cosas”.

¿En poco tiempo llegas al equipo Copa Davis como una especie de renovación?
“Es algo que pasa. Los países de pronto tienen una generación de jugadores muy buenos y de repente se quedan medio atorados, es normal. La verdad el semestre pasado estaba sufriendo de una lesión en la muñeca y dudé si quería ser profesional o no, si debía quedarme como coach en alguna universidad, si me regresaba a Vallarta a trabajar. Lo dudé muchísimo hasta el final”.
“Fue en diciembre tome la decisión, me sentí bien de la muñeca y hablé con Leonardo Lavalle, le dije: necesito motivación, llévame de sexto, de séptimo contra Puerto Rico, necesito estar ahí, necesito sentir esa vibra para motivarme otras vez. Leo me dijo que ya tenía el equipo, pero me alentó a trabajar duro para estar en la siguiente serie contra Perú. Lo hice durante 3 meses. Trabajé mucho para estar en el nivel, físicamente mejore muchísimo. De agosto a noviembre no pude entrenar ni jugar mucho, me desmotivé por lo de la lesión, porque tenía la ilusión de salir de la universidad y jugar profesionalmente, sabía que estaba en buen nivel, terminé muy bien mi último año, pero las lesiones siempre te llevan abajo mentalmente. Leo me dijo lo que tenía que hacer y me discipliné, lo hice con humildad”.

Pero al final obtuviste resultados satisfactorios, ¿o no?
Yo mismo me sorprendí en el challenger de Morelos. Califique y gané una ronda, con triunfos en la “qualy” sobre JC Aragone, quien venía de calificar al US Open y estaba entre los 400 del mundo, después le gané a Evan Song que ha ganado todos muchos futuros en Estados Unidos y en México y en primera ronda de main draw le gané al español Mario Villela que estaba 332 en el ranking de la ATP. Fue ahí cuando sentí que podía jugar en ese nivel. Venía de 7 meses sin competir en un torneo, me motive, volví a creer en mí, me dio mucha inspiración para trabajar fuerte. En Metepec, contra Perú le pedí a Leo que me metiera a jugar, le dije que nunca me había sentido tan bien y con tanta confianza. La verdad nuestro capitán tomó una decisión muy difícil, porque por ranking no tenía que haber jugado, por resultados tampoco, y Leo me dio la oportunidad y jugué un muy buen tenis, competí muy bien y ganamos la serie.

¿Vaya sorpresa pues había jugadores con mejor ranking… y luego el festejo?
“Ya había participado en dos series, contra Chile y Guatemala. Contra Chile perdí en singles y en dobles y frente a Guatemala perdí el último punto 4 sets contra Christopher Díaz, pero ahora, por primera vez de local, con muchas ganas y mucha motivación. Yo sabía que no iba a ser una serie fácil. Por ranking ellos eran mejor que nosotros, pero le di mucha fuerza al equipo y le di fe a Patiño, quien jugó muy bien esa serie. El dobles no fue fácil pero Santiago y Micky, pero sacaron la experiencia y la verdad festejé así porque era el primer punto y era muy importante motivar a todos y también a mí. Varillas, por ranking y por resultados, iba mucho más arriba, pero yo sabía que estaba en un gran nivel para ganarle a cualquiera y lo creí. Ganamos, le di fuerza al equipo y terminamos muy contentos”.

¿Qué sigue para ti… nos darás más satisfacciones?
“Voy a jugar torneos de 25,000 dólares en Canadá, uno en Calgary y dos en Kelowna y espero recibir invitación para un wild card en el Abierto Mexicano de Los Cabos ya que estoy como segundo en el ranking y tengo menos de 25 años, si es así seguiré preparándome en algunos challengers, si no me tomaré un mes para terminar mi carrera, sólo me falta una clase. La carrera es Generalidades con especialidad en Comunicaciones, nos cuenta.
“Después de eso viene un circuito de challengers en México, Tijuana, Querétaro y Monterrey. Por la escuela y por el Abierto de Los Cabos decidí quedarme en México, si no me hubiera ido a Europa”, señaló.

¿En septiembre viene la serie contra Uruguay, con Cuevas y como visitante?
“No va a ser nada fácil, así que hay que tratar de estar en un buen nivel y en la mejor forma física. Es la final del Grupo II, ellos estarán en casa y claro que la va a jugar Pablo Cuevas y la va a pelear. Los jugadores mexicanos que estén en mejor momento son los que tienen que ir. Yo creo que ahorita el ranking no debe ser la base, se tiene que ver quiénes están en el mejor nivel y para competir contra los uruguayos. Por supuesto la decisión la tiene Leo Lavalle, por eso tiene toda la experiencia y es él quien tiene que decidir. A nosotros como jugadores nos toca apoyarlo y confiar en sus decisiones.

¿Es la universidad en Estados Unidos la mejor alternativa para el tenista mexicano?
“Creo que tiene que haber un camino. El tenis en los últimos años 10 años ha cambiado mucho. Ahora los buenos jugadores que están top 100 y están ganando torneos tienen 26 o 27 años, si tienes un chico de 18 años que va a jugar futuros con estos tenistas de 26 o 27 años y que llevan 4 años en el circuito, es muy complicado para ellos”.
“Lo que te da college es, primero te ahorras cuatro años de viajar que es muchísimo dinero, te ahorras una maduración que es muy obvia, no es lo mismo cómo piensas a los 18 años a cómo lo haces a los 22. Creces física y mentalmente. Soy creyente que el mexicano tiene que ir a college, pero a buenas universidades. Nuestros juniors tienen que estar top 100 en esa categoría para buscar una buena universidad, si no las oportunidades se reducen. Si no está en una de las mejores 20 universidades de Estados Unidos, no va a tener chance para ser buen profesional. Hay muchos detalles que se tienen que valorar cuando un jugador se va a la universidad, principalmente que tenga un programa donde pueda evolucionar como jugador profesional y a la universidad le conviene tener jugadores que salgan al profesionalismo y que se metan 200 o 300 ATP, que ganen futuros, challengers, porque ahí los juveniles, los padres de familia y los entrenadores ven los resultados. Es un proceso de 4 años donde tienes un verano, de finales de mayo a finales de agosto, para jugar profesionalmente y también hay otra temporada de principios de septiembre a finales de diciembre e incluso hay universidades que te ponen a jugar torneos de enero a mayo, entonces jugar college es la mejor opción para cualquier junior mexicano que no tiene el patrocinio necesario para viajar 2 o 3 años”.
“Creo que en estos momentos no hay un mexicano junior que esté listo para meterse en top 100 en 3 ó 4 años. Alan Rubio lo está intentando porque tiene la oportunidad, viene Marcelo Sepúlveda que está muy joven, pero está jugando futuros, pero si no están en un nivel donde digan puedo jugar profesionalmente, yo la verdad los mandaría a la universidad”.
“Ale Hernández pudo mejorar mucho en la universidad, tiene un buen patrocinio para jugar profesionalmente, tiene nivel pero le falta mucho por madurar, eso se le dará en estos dos próximos años que intentará jugar profesionalmente, lo único que puedo hacer es ayudarlo, motivarlo, darle fuerza, entrenar con él, porque ellos son los que van a ayudar al equipo Copa Davis en un futuro”.

¿Hay mucho trabajo para sacar al tenis mexicano de la crisis, no?
Nos falta trabajar más a todos. En singles más que nada, porque en dobles siempre hemos tenido buen equipo. Santiago, hoy Reyes Varela que ya esté top 100. El “Tiburón” Ramírez, que siempre ha estado ahí, Hans Hach que esta 240. Manuel Sanchez que esta 244, En dobles nos ha ido muy bien, pero necesitamos singlistas y hay que enfocarnos en mejorar ahí”.
“He estado Lucas Gómez, con Luis Patiño o Tigre Hank y ves los resultados. Siempre hay partidos muy cerrados. Estuve con Tigre en Vallarta, le ganó a Alejandro Gómez, que ha estado 300 o sea tenemos el nivel, pero creo que tenemos que trabajar más duro y ser más pacientes. Quizá traigo otra mentalidad porque estoy fresco mentalmente, recién vengo de la universidad y realmente soy un junior en esto del profesionalismo, así que los entiendo, llevan 4, 5 o 6 años, en los mismos torneos, todos los años en la lucha. No es fácil, te desmotivas. Creo que con paciencia y siendo perseverantes, tratando de hacer lo mejor, es lo que nos hará llevar al equipo Copa Davis al Grupo Uno y quizá al Grupo Mundial en algún futuro”, concluyó.
Sencillo, sensato, atento, sin vanaglorias ni egocentrismos, Jerry López está dispuesto a luchar para ser un referente en el tenis mexicano y por lo pronto ya consiguió que su nombre comience a sonar por todos los rincones del país.
¿Será Jerry López el garbanzo de a libra que México tanto ha esperado y tanto necesita?
Ojalá que sus sueños sean tan grandes como su ambición de triunfo y su tenacidad para conseguirlo. Sinceramente lo deseamos por el bien de este amado deporte blanco.

Comments are closed.